¿Cómo la telemática puede cambiar tu empresa?

  • telemática

Quizás alguna vez escuchaste hablar de este término, o quizás es la primera vez que lees sobre la telemática. En cualquier caso, nunca es tarde. Es importante que conozcas este concepto porque puede cambiar la forma de ver tu empresa. 

Si, así como lo lees. La telemática puede ser una gran ayuda para tu flota de camiones y ayudarte a manejarla de una forma distinta. Empecemos por lo más básico:

¿Qué es la telemática?

Podríamos decir que la telemática es el resultado de la unión de dos ciencias que en principio resultan diferentes: la informática y las telecomunicaciones. Con el avance de la tecnología, se hace referencia en la actualidad a las soluciones telemáticas que se utilizan en los vehículos que conforman una flota comercial. 

Estamos hablando de los dispositivos inalámbricos que se instalan en los camiones y autos para recoger datos, al igual que la tecnología de “caja negra”: a partir de ellos se recopilan datos del uso de estos vehículos como los requisitos de mantenimiento y el servicio automotriz en general. 

Hoy en día existen muchas más posibilidades para las empresas. Se pueden instalar softwares de gestión de flotas, que también se consideran servicios telemáticos. Así se puede saber desde la central con qué vehículos se cuenta, cuál es el estado de estos, si resulta rentable tenerlos en la calles o rutas y si son productivos. Toda esa información de toda la flota es imprescindible hoy en día. Por eso, decimos que la telemática va a cambiar la forma de gestionar tu empresa. 

Los inicios de la telemática

Vamos con un poquito de historia sobre la telemática para entender dónde se origina y qué sentido tiene. La telemática fue creciendo a la par de Internet. Mientras existía la posibilidad de tener computadoras cada vez más pequeñas, también surgió la posibilidad de recopilar, analizar e intercambiar datos. 

Se empezó a utilizar la tecnología para los sistemas de comunicación y la posibilidad de conectar dos dispositivos entre sí. Básicamente, había nacido la telemática

En 1978 se utilizó por primera vez el término telemática. Lo hicieron Simon Nora y Alain Minc en un informe para el Primer Ministro francés, en él hablaban del desarrollo de la informática y la posibilidad de unirla con la comunicación.

A partir de ahí surgió un doble movimiento que favoreció a la telemática. Las computadoras y sus procesadores cada vez se han fabricado más pequeños, y a la par los servicios de comunicaciones se han ido ampliando, creciendo, desarrollando, teniendo una mayor efectividad para compartir datos de un dispositivo a otro. En resumen, se acortaron las distancias con las computadoras e Internet. 

Por eso, no importa si en nuestra empresa tenemos un camión que está haciendo entregas a varios kilómetros de la central o un auto en las calles de nuestra ciudad: con la telemática podemos enviar datos e información en tiempo real, estar todo el tiempo conectados y conocer el estado de nuestro vehículo. 

Así, podemos decir que la telemática va a cambiar para siempre la forma de gestionar tu flota. 

¿Cómo funciona la telemática?

Los sistemas telemáticos que podemos incluir en los vehículos de nuestra flota pueden enviar, recibir y guardar datos de telemetría. Existen sistemas de diagnóstico a bordo que se conectan por una tarjeta SIM y envían información a través de una red inalámbrica generada por un módem que está a bordo. 

El dispositivo que está en el vehículo reúne los datos de GPD, información más puntual, y los transmite a través de un servidor. Utilizan tecnología 4G y similares. El servidor capta esos datos, los interpreta y muestra al usuario final en sitios webs o aplicaciones para teléfonos móviles, tablets.

¿Qué datos pueden obtener? Por ejemplo la ubicación, a qué velocidad van, los tiempos de descanso, si el vehículo tiene aceleraciones o frenadas bruscas, cuánto combustible están consumiendo, si hay fallas en el motor, etc.

Toda esta información de toda una flota es una gran ventaja para la empresa. Una vez que se tiene todos los datos, hay que tomarse el tiempo de analizarlos para poder confirmar patrones o situaciones a mejorar. Todo gracias a la telemática

¿Cuál es la tarea de la telemática?

En un mundo donde todos estamos más conectados, donde se acortan en segundos las distancias, el uso de la telemática no tiene límites. Cada vez son más las empresas que lo aplican en sus flotas, que conectan cada vez más dispositivos y obtienen toda esa información para hacer de sus vehículos unos más eficientes. 

Quizás, en un primer momento podemos creer que la telemática aplicada a nuestra flota solo nos va a proporcionar la ubicación en tiempo real. Sin embargo, nada más equivocado: la cantidad de información que podemos obtener es muchísima y significará un gran cambio en nuestra empresa. 

Podremos ver cuando nuestros vehículos exceden la velocidad, si tienen demasiados tiempos muertos, recibir alertas sobre la situación del motor o algún daño que pueda tener, mostrarles a nuestros conductores los mejores modos de llegar a un lugar, etc. 

Así nosotros, desde la central, tendremos un mayor control de todos los vehículos. Las ventajas de la telemática en nuestra empresa dependerán de nosotros y de cómo la apliquemos. 

Por todos estos motivos, la telemática está siendo cada vez más popular en todo el mundo. 

¿Cómo puede mi flota utilizar los sistemas telemáticos?

Las soluciones de telemática se pueden integrar en aplicaciones o sistemas ya existentes, así podremos cubrir la necesidad de instalarlas en nuestra flota sin importar el tamaño. Veamos algunas formas de integrar la telemática:

  • Seguimiento: Podemos hacer un seguimiento de nuestros vehículos a través del GPS, así sabremos dónde están y los conductores conocerán las mejores rutas para llegar a los destinos, saber donde están en los tiempos de descanso, etc. 
  • Mantenimiento: Así podremos saber cuando nuestros vehículos necesitan mantenimiento, conocer y gestionar mejor los ciclos de vida. Podremos saber las horas de uso, las velocidades a las que va, horas de funcionamiento del motor, servicios, etc. 
  • Seguridad: Sabremos en qué situación se encuentra nuestra flota, dónde está, si les pasó algo a los choferes y, en el que caso de que sufran algún accidente, dónde enviar la ayuda médica. También, si llegan a sufrir algún robo, poder localizar nuestra flota es esencial. 

Solicita la asesoría de un consultor experto aquí

2022-09-16T10:05:13-05:0016 de septiembre de 2022|Categorías: Blog, Gestión de Flotas|Sin comentarios