El transporte de carga terrestre juega un papel muy importante en el desarrollo de la economía del país ya que la mayor parte de los productos son transportados por este medio desde el inicio de la cadena de producción hasta la entrega al cliente final. hábitos de conducción

Para su correcto funcionamiento, se requiere el uso de recursos los cuales ocupan un gran porcentaje dentro de la canasta de costos, tales como: el combustible, las llantas, los repuestos y el mantenimiento, siendo los principales focos de atención en la implementación de buenas prácticas para la administración de flotas de transporte, como por ejemplo: La capacitación e implementación de los hábitos de conducción.

Actualmente la falta de implementación de herramientas tecnológicas que permitan la lectura de los datos del computador a bordo del vehículo, la falta de seguimiento de esta información para programar rutinas de mantenimiento y el desconocimiento de los conductores sobre la importancia de los hábitos de conducción, ocasionan un desgaste prematuro de los componentes del vehículo, sobre-consumos de combustible, desgaste excesivo en llantas y elevados índices de accidentalidad.

¿Cómo mejorar este panorama?

La conducción Técnico-Ecológica es el tipo de conducción que logra un mejor desempeño del motor, disminuir los sobre-costos en la operación y aumentar la seguridad del operador independientemente del tipo de recorrido o las condiciones de tránsito.

4 razones para implementar los hábitos de conducción:

• Reduce las emisiones de dióxido de carbono (CO2).
• Disminuye el costo por kilómetro recorrido.
• Mejora del confort y reduce el estrés en la conducción.
• Disminuye el riesgo y gravedad de los accidentes.

Lo que no debe pasar con tus vehículos:

Estos son algunos de los malos hábitos que los conductores de tu empresa podrían evitar para beneficiar la operación:

Ralentí: El tiempo en ralentí o tiempo ocioso son las horas de funcionamiento de un motor a bajas o altas revoluciones con el vehículo detenido.

La práctica de este mal hábito de manejo es altamente perjudicial cuando no se es operativo, se calcula que por cada hora en ocio el vehículo se consume hasta un galón de combustible, además se generan los siguientes daños mecánicos:

• Cristalización de camisas
• Daños en turbo
• Bombas de aceite
• La válvula de presión de pistón por inyección
• Los cojinetes.
• Sobre consumo de combustible.

Aceleradas Bruscas: La acelerada brusca es un aumento súbito de velocidad en un rango mínimo de tiempo.
Este mal hábito se presenta en un mayor porcentaje en la operación urbana derivado a la operación “stop and go” al generar múltiples detenidos y aceleradas para el cargue y descargue continuo de mercancía.

Existe la falsa creencia de que al acelerar y alcanzar una alta velocidad en un mínimo rango de tiempo, se completara la operación del día rápidamente; lo que resulta perjudicial e innecesario, ya que la aceleración es para recorrer distancias considerables sin pausa, lo que en el panorama urbano resulta imposible por factores como: El tráfico, los peatones y las condición de las vías.

Frenadas Bruscas: La frenada brusca es una desaceleración súbita cercana a 16 km/hr en un segundo; este rango puede ser superior o inferior dependiendo de la velocidad en que se encuentre el vehículo.

Este mal hábito se presenta en un mayor porcentaje en la operación urbana derivado a la operación «stop and go» al generar múltiples detenidos y aceleradas para el cargue y descargue continuo de mercancía. Por lo general este mal hábito se presenta después de generar aceleradas bruscas en la operación urbana o manejo a altas velocidades en carretera, ya que en la vía se presentan esquinas para realizar giros, pares, reductores de velocidad, personas, ciclistas, motocicletas y otros vehículos, ocasionando que el impulso generado se tenga que ver interrumpido de forma súbita.

Tanto las aceleradas como las frenadas bruscas ocasionan daños como: 

• 15% menos de vida útil del motor.
• Aumento en el desgaste de llantas hasta un 20%.
• Aumento del 30% en el desgaste de la suspensión.
• Aumento hasta en un 18% en el consumo de combustible.
• 50% mas de desgaste en los frenos y sus componentes.
• Desgaste del 50% en los Sistemas de pedales y guayas.
• Aumento del desgaste en las llantas hasta un 40%.
• Al frenar más, se tiende a acelerar más.

Excesos de velocidad: Es operar un vehículo a una velocidad mayor a la permitida, este mal hábito se presenta comúnmente por el afán de llegar al destino en un menor tiempo, sin embargo la ganancia de tiempo no es significativa y genera un mayor estrés al tener que ir siempre a la defensiva aumentando la posibilidad de generar un accidente, los principales daños o sobre-consumos son:

• 10% más de desgaste en el tren de potencia
• 35% menos de vida útil del motor.
• 10% más de desgaste en la Suspensión.
• Frenos y sus componentes hasta un 50% más de desgaste
• Llantas hasta un 40% más de desgate
• Aumento hasta en un 40% en el consumo de combustible.

Conoce aquí Cómo evitar los excesos de velocidad.

Cómo verás, contar con plan de concientización e implementación en hábitos de conducción trae múltiples beneficios a la rentabilidad y seguridad de tu compañía.

Si deseas comenzar a trabajar en ello, sólo regístrate en el formulario y lo haremos posible.